• ONE┃99

Un Futuro Diferente


Este post es especialmente dirigido para quienes ya se han realizado un aborto, o para quienes han animado a alguien más a hacerlo y vieron su dolor o arrepentimiento después. Incluso para quienes conocen a alguien que aún está considerándolo.


Hemos visto que el aborto no es realmente una decisión como tal, que el cuerpo del bebé y el de la mamá no son lo mismo, que las consecuencias de tal acción incluso desde el punto de vista estadístico, son destructivas para nosotros y que quienes lo están considerando por distintas razones sí pueden optar por algo diferente.


Existe la idea de que al realizarte un aborto, ayudarás a que la vida del bebé no sea una desgracia. Y entonces recibes un consuelo superficial para que tu consciencia no pese el doble de lo que podría pesarte luego de realizártelo. Sin embargo, y bajo la promesa de hablar las cosas con la verdad, la mayor razón para hacerlo es para permitirte a tí un “mejor” futuro. Siguiendo con la promesa, el resultado de tu acción para garantizarte ese futuro, fue quitarle al bebé la oportunidad de tener uno. Sí, has cometido un error y como la vida únicamente la puede dar Dios, has pecado contra Él.


Seguramente confundiste (y muchos no te ayudaron a aclarar esto) un momento de desesperación con la desesperanza. El futuro y la esperanza van muy de la mano. (Jeremías 29:11) Verás, la desesperación sucede cuando no encontramos una solución a una dificultad que se nos presenta en un momento específico de la vida. No significa que todo nuestro futuro está arruinado, sino que en el presente tememos algún desenlace negativo. La desesperanza, sin embargo, es la falta de esperanza en el futuro. Como algo completamente nublado y que verdaderamente no tiene manera de ser diferente. Por ejemplo, las personas pueden sufrir desesperanza cuando les han diagnosticado un cáncer terminal y están en una etapa muy avanzada.


Por tener un bebé, no necesariamente se arruinó tu vida para siempre. Seguramente vendrán dificultades y consecuencias que tendrás que enfrentar, pero tu futuro aún está por delante de tí, y el de tu bebé igual. Abortar un bebé es quitarle la vida y la oportunidad de un futuro para él porque tú estás en desesperación. Si te has dado cuenta de esto, seguramente te sentirás mal. No es que querramos que te llenes de culpa y paralices tu vida por esto, pero sí que abras tus ojos a la realidad y puedas permitirte sentir lo que es congruente con una acción tal. Recuerda esto, tu valor como ser humano, persona creada a imagen y semejanza de Dios, que fue creada en el vientre de tu mamá con un propósito para tu vida, no ha cambiado. (Génesis 1:26-27; Salmo 139:13-16; Jeremías 1:5) Tú sigues siendo valiosa delante de los ojos del Señor. Y si te has arrepentido delante de Él, y te has puesto a cuentas con Él, si le has confesado como el único Dios y Señor, dador de la vida. Puedes estar segura que has sido redimida, perdonada y justificada.


La indicación que el Señor nos da, para quienes hemos sido perdonados de nuestros pecados es: “No peques más” (Juan 8) Y nuestra actitud correspondiente, es entonces obedecer y no hacer lo mismo nunca más. ¿Cómo sabes si te has arrepentido verdaderamente? El salmista David, lo expresó con palabras sinceras en el Salmo 51. Puedes leerlo, y examinar tu corazón. Puedes también orar estas palabras.


Otras cuatro razones que se han propagado como justificadoras del aborto, son las siguientes y sin embargo te compartimos acciones que pueden muy bien solucionar el conflicto presente que ellas representan y que causan tanta desesperación bajo el disfraz de Desesperanza. Pero que si se cambian, será más fácil lidiar con ellas y permitir un futuro diferente:


  • Abuso Sexual / Termina con el ciclo de abuso sexual, denuncialo a quien pueda escucharte y a las autoridades correspondientes. Una vez comiencen el proceso no te detengas. Pide auxilio y protección si la situación atenta contra tu vida y busca mudarte. Existen casas de protección a mujeres víctimas de abuso sexual.

  • Insuficientes recursos para criar a un bebé / Busca casas de adopción que puedan garantizar la protección de tu bebé y la búsqueda de un hogar que le sea propicio y en el que sea querido.

  • El bebé viene con complicaciones genéticas como un síndrome genético u otras que tu no deseas cuidar / infórmate bien sobre los diferentes tipos de cuidados para estos bebés y pide a las autoridades que te ayuden a encontrar un hogar de personas que estén dispuestas a ellos. O puedes ir a las diferentes fundaciones donde recibirás educación para este tipo de situaciones que te permitirán brindarle un cuidado y trato digno a tu bebé, mientras descubres que su vida está llena de posibilidades de desarrollo en las áreas que no se encuentran limitadas del todo.

  • Vida Sexual promiscua y activa sin querer consecuencias / Existe una frase que versa algo así: “No puedes tener un embarazo no planeado si no tienes sexo. El sexo es un privilegio, no un derecho. Tú no tienes el derecho a tener sexo sin consecuencias. Y no tienes el derecho de matar un bebé sólo, porque accidentalmente lo creaste.” El aborto no es un anticonceptivo. Si no quieres tener consecuencias, no tengas sexo fuera del matrimonio. Si dices ser cristiana, que ha recibido la salvación, esta es una práctica que debes dejar para continuar en santidad. (Puedes visitar nuestras entradas sobre la sexualidad y aprender más al respecto).

Es verdad que el bebé ya no tiene un futuro. Y es verdad que lograste el objetivo de que tú sí lo tuvieras. Pero no es esto necesariamente negativo para siempre. Ahora en el Señor, tu vida tiene un propósito mayor. En honor a ese bebé y su futuro que pudo ser pero ya no será, tú puedes hablar la verdad a otras personas que necesitan escucharla porque están confundidas o desesperadas. Puedes ayudarlas a considerar diferentes posibles escenarios de vida que aclaren su futuro para darles esperanza y ayudarles a terminar con ciclos en sus vidas que sólo traen destrucción. Y tú también, puedes cambiar las cosas que habían en tu vida que te llevaron hasta el aborto. Sé obediente al Señor, pues sabemos que no hay nada más que le agrade a él, ni siquiera actividades religiosas ni muchas buenas obras.


“Y Samuel dijo: ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros. Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría.”

1 Samuel 15:22-23a.


¡Tu obediencia traerá un futuro diferente a tu vida, a la de muchas mujeres y a la de otras personas que aún están siendo formadas en el vientre de sus mamás!


Te recomendamos ver las siguientes dos películas:

Unplanned (Inesperado) https://www.facebook.com/reginamaria.oyarzun/videos/10205960048355560/ (Con subtítulos en español)

“Gimme Shelter” (Dame Refugio) con Vanessa Hudgens.

https://www.youtube.com/watch?v=nuUkUlR7_q4 ( Está en inglés, si quieres, puedes buscarla en otro idioma en línea)


Te deseamos lo mejor y estamos para tí si necesitas hablar,

El equipo de One99.

41 views0 comments

Recent Posts

See All

ISRA