• ONE┃99

ISRA



Mi nombre es Israel y hoy te quiero contar un poco acerca de mí y cómo he podido experimentar la grandiosa obra que Dios ha hecho conmigo. A lo largo de mi vida, he aprendido que cuando pongo todo en las manos de Dios y lo busco de todo corazón, Él actúa como un padre amoroso guiando mis pasos por Sus caminos y llevándome más allá de lo que puedo imaginar. Él está presente incluso a través de todo tipo de situaciones, sin importar lo difíciles o imposibles que estas parezcan.


Así que vamos al principio de todo, literalmente. En el principio creó Dios los cielos y la tierra, y los llenó de una maravillosa extensa y basta creación, dentro de la cual te encuentras tú y yo. Esta majestuosa creación sirve como un perpetuo recordatorio de la grandeza de Dios. Al ver los cielos no puedo evitar asombrarme de la grandeza de Dios, pero este asombro se originó cuando era un niño pequeño.


Tuve la gran dicha de poder nacer y crecer en un hogar cristiano. Desde muy pequeño siempre iba a la Iglesia con mis papás y todos los domingos me sentía muy feliz de encontrarme con mis amigos de la iglesia. Ellos también eran mis amigos del colegio porque la iglesia a la que asistía tenía un colegio y allí es donde estudiaba. La mejor parte era poder estar con mis ellos y poder escuchar juntos las historias de la Biblia que nos contaban en la escuela dominical. Al aprender acerca de los milagros y proezas que Dios hacía me maravillaba y reflexionaba cuán grande es Dios. Además, meditaba qué amor tan grande tiene Él por mí, que aún siendo una simple persona, cuidaba de mí.


Con el paso de los años comencé a aprender más acerca de cómo Dios había creado todo lo que existe y esto desató en mí una enorme curiosidad por entender cómo funciona Su creación. Comencé a explorar el universo estudiando desde los sistemas de galaxias más grandes, hasta las partículas más pequeñas que componen todo lo que nosotros vemos. Cada vez que aprendía algo nuevo me maravillaba de saber que esto lo había creado el Dios que me amaba. Con una curiosidad en pleno desarrollo muy pronto terminé de leer todos los libros que tenía disponibles. Sin embargo, la curiosidad y el deseo de aprender más de la creación de Dios no cesó. Fue en ese momento cuando Dios me abrió una puerta increíble: pude comenzar mis estudios de astronomía cuando tenía 13 años. Desde entonces, y gracias a Su favor, no he parado de estudiar acerca de la creación de Dios. A pesar de todo esto, había algo que me hacía falta: deseaba de todo corazón estudiar la Palabra de Dios.


Cuando tenía 14 años Dios respondió mi anhelo y comencé a asistir a un grupo de estudio Bíblico los sábados. En los estudios aprendíamos más acerca de Dios y entre más aprendí de Su palabra, mi fe fue creciendo y cuando menos esperaba, siempre me encontraba pensando en Dios. En los momentos difíciles sólo recordaba que mi Dios, y mi Padre, había creado Todo el universo y que Él cuidaba de mí. Esto para mí era más que suficiente. Aunque muchas veces las situaciones difíciles no terminaban como yo esperaba, siempre supe que Dios estaba ahí guiándome por Su camino y a través de Su buena voluntad.


Lamentablemente años después de comenzar a asistir el grupo éste se disolvió y movieron los estudios a otra parte de la ciudad a la cual ya no podía ir. Por un par de años no tuve un grupo de estudio Bíblico. Seguía teniendo el deseo de poder continuar estudiando la Palabra en un grupo de jóvenes, que compartieran mi entusiasmo y deseo de aprender más acerca de Dios.


En el año 2020, un año que todos recordarán como el inicio de la pandemia del coronavirus, Dios me respondió nuevamente: Tuve la gran dicha de poder comenzar a asistir a ONE99. A pesar de conocer de este estudio antes de la pandemia, no podía asistir a sus reuniones de forma presencial. Es por eso que cuando me enteré que los estudios se realizarían de forma virtual mi corazón se alegró. Nuevamente podría reunirme a estudiar la palabra de Dios. ¡Así que no dude en decir que sí!


Aún recuerdo claramente el primer día que llegué y me comentaron un poco del método de estudio. Quedé sorprendido y fascinado porque el método inductivo me permitiría entender verdaderamente lo que dice la palabra de Dios. A pesar de que los primeros días cometí muchos errores, muy pronto entendí cómo funcionaban los estudios y comencé a disfrutar el estudiar la Palabra con este método. Sé que Dios tenía planeado que pudiera llegar a ONE99. Acá no sólo encontré un lugar en donde podía continuar estudiando y aprendiendo más acerca de la Palabra de Dios, sino que también encontré amigos que pronto se convirtieron en una familia para mí.


Actualmente soy parte del grupo de liderazgo de ONE99, específicamente en el área del blog. Espero que este breve testimonio sea de bendición para tu vida. Te animo a que pongas toda tu vida y todos planes en las manos de Dios, porque no tengo la menor duda que Su voluntad para tí es buena, y que cuidará de ti así como lo ha hecho conmigo.


Isra





74 views0 comments

Recent Posts

See All

D A N I

Sarita