PERMANECE

“No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.” - 1 Juan 2:15


“Los cristianos deben amar a todo el mundo, si Dios es amor entonces todos ellos deberían amar al mundo ¿O no?” , “Soy cristiano pero estafo en el trabajo, porque sólo así me salen las cuentas ¡Quiero una vida de lujo, no de pobre!” “Le fui infiel a mi esposo/a porque me harté de él/ella y la otra persona era más linda y decía lindas cosas, ¿Cómo?, Sí soy cristiano/a.” “Pero si ya sabes como es la cosa ahora, nadie anda viviendo esas atrasadas ideas de la Biblia y más aún si eres cristiano porque ¡Qué inadaptado! Hay que avanzar, adaptarse, cambiar al mismo ritmo que todos, además todos lo hacen.” No hace mucho escuché estas ideas y por un segundo me parecieron convincentes, sin embargo si quieres saber qué hay de verdad en lo que fácilmente se dice, tienes que analizar un poco más las cosas ¿Qué dice Dios de esto?


Venimos hablando del amor al prójimo de manera que incluso suplas sus necesidades, también mencionamos el tipo de amor que va más allá del propio, y que va más allá del que le tenemos a las personas que nos hacen bien. El amor que tenemos como hijos de Dios también exige que amemos hasta a nuestros enemigos. Si avanzamos en una exploración sobre qué más dice el Señor sobre el amor, nos topamos con la otra cara de la moneda, algo que puede parecer intenso al principio pero tiene todo el sentido cuando lo piensas un poco más. En negativo, el Señor nos dice que no debemos amar al mundo.


Esto es necesario que lo sepamos porque rápidamente podemos confundirnos y no saber distinguir entre el prójimo y las ideas que están en el mundo. El “mundo” aquí no se refiere al mundo o la Tierra que Dios creó, sino al sistema de ideas y valores contrarios a los principios de Dios. Y para saber cómo identificarlo, más adelante en el versículo 16 encontramos sus características: “Porque todo lo que está en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida…” Estas son, las cosas que podemos distinguir en nuestra sociedad con bastante facilidad como en los ejemplos de arriba. (Trata de identificar estas tres características). Cuando nuestra manera de vivir se encuentra dirigida por la insaciable necesidad de cubrir estos deseos o pasiones, estamos amando el mundo. Es interesante ya que el mundo nos ofrece la gratificación de estas cosas de maneras muy sencillas, y nos las vende fácilmente. Porque una vez las probamos y nos gustan, queremos más, y allí entra el lindo “amor propio” y “haz lo que te hace sentir bien” sin medida. ¿Nos estamos “amando” demasiado, sin límites, haciendo lo que queremos cuando lo queremos porque “se siente bien y me hace feliz”? Estamos amando al mundo. ¿Pero Dios no quiere que seamos felices y por eso deberíamos hacer lo que satisface mi cuerpo, mis ojos y mi arrogancia de vida? Porque “Si Dios no hubiera querido que lo hiciera no lo pone en mi camino”. La verdadera pregunta aquí es ¿Realmente crees que vienen de Dios de esas pasiones?, continuando el versículo 16 “... no provienen del Padre, sino del mundo.” Ya tienes tu respuesta.


No puedes amar a Dios y al mundo, ni viceversa. Es una o la otra. El mundo es lo contrario a Dios y Su palabra, que la niegan o tuercen indistintamente. Como hijos de Dios tenemos la responsabilidad de saber identificar este sistema de pensamientos, y a quienes lo tienen, y de permanecer en Dios. En 1 Juan 2:18-29 encontramos la diferencia entre quienes permanecen en Él y los que se alejan hacia el mundo. Muchas veces estos segundos dicen amar a Dios pero luego, se van. En el versículo 23 leemos: “Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre” que se relaciona directamente con nuestro primer versículo, pues quien ama al mundo no tiene el amor del Padre.


Quien es hijo de Dios, permanece en Dios y confiesa al Hijo. Veamos el versículo 24: “En cuanto a ustedes, que permanezca en ustedes lo que oyeron desde el principio. Si lo que oyeron desde el principio permanece en ustedes, ustedes también permanecerán en el Hijo y en el Padre.” Y el 28: “Y ahora hijos, permanezcan en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza y no nos apartemos de Él avergonzados en su venida.” Él va a venir, y si hemos permanecido en Él no nos avergonzaremos, pero si amamos al mundo y le negamos, cuando El venga nos apartaremos de Él con vergüenza.


Concluyendo, ya sabemos identificar el mundo y por qué no debemos amarlo si decimos amar a Dios. Sabemos también quiénes son aquellos que no permanecen en Dios pero, ¿Cómo podemos identificar a los que sí permanecen en Dios y son sus hijos? Además de que no aman el mundo, confiesan al Hijo y tienen el amor del Padre, el versículo 29 nos afirma: “Si saben que Él es justo, saben también que todo el que hace justicia es nacido de Él.” (Justicia: Es hacer las cosas conforme a las normas, mandamientos y preceptos de Dios; lo que está en la Biblia.)


Para reflexión medita en las siguientes preguntas y respondelas: ¿Cómo sabes que eres un hijo de Dios y que lo amas? ¿Los que dicen amar a Dios y luego se van, lo amaban verdaderamente? ¿Dónde puedes identificar las pasiones del mundo en tu sociedad? ¿Estás permaneciendo en Él?


Aplicación: Si te separaste del Señor, pero eres su hijo, vuelve. Ora con honestidad y retoma sus principios en tu vida. Si te has identificado como alguien que ama al mundo pero quieres amar a Dios, abre tu boca y confiesa que Cristo es el Hijo de Dios, el Padre que vino a morir para salvación de quien cree, y ahora tú, también crees. “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” Romanos 10:10 y comienza a vivir para el Señor, haciendo justicia, de acuerdo a Su Palabra.


Si eres hijo de Dios y quieres saber si alguien con quien te relacionas ama o no verdaderamente al Señor, aplica estos versículos al caso y saca tus conclusiones.


Cualquier pregunta o comentario no dudes en contactarnos, si necesitas ayuda o quieres profundizar más en este tema puedes hablarnos por aquí, por correo electrónico o vía mensaje directo en nuestra cuenta de Instagram: @one99.live


-Zuly

7 views0 comments

Recent Posts

See All