• ONE┃99

Masculinidad como Dios manda - Parte 1

Cuando un hombre no sabe su propósito hace cualquier otra cosa menos su deber. Desde nuestra concepción, como hombres, ya veníamos diseñados para tareas específicas y muy importantes. Cumplir nuestro deber como lo que somos no es una carga, es nuestra responsabilidad. Sin embargo estoy seguro que leyendo esto ya te estás preguntando ¿cuáles son las responsabilidades de un hombre y para qué fue diseñado?


Si estás leyendo esto y eres hombre: Prepárate para descubrir la gran tarea e importante responsabilidad que, desde el inicio, Dios te encomendó para ejercer y llevar a cabo. Desde ya te adelanto que tienes todo lo necesario para cumplirlo, pero debes decidir hacerlo.


Si estás leyendo esto y eres mujer: Me alegra que puedas echar un vistazo a la gran comisión que Dios le encargó a los hombres. Conocer el propósito real de masculinidad como Dios la creó te va a liberar de cargas que quizá has llevado innecesariamente. También te hará claro, si es que deseas escoger bajo los estándares de Dios, en qué hombre vale la pena realmente poner tus ojos - También te invito a que leas la entrada que escribió Meli específicamente sobre la Feminidad / Feminismo


Que sea Dios quien hable hoy a través de estas letras y traiga revelación a tu vida.


Ser un hombre conforme al corazón de Dios exige gran responsabilidad. Ante Dios somos responsables de nuestro hogar, de quienes están bajo nosotros. Somos responsables de lo que pase bajo nuestro techo, somos responsables de modelar una vida espiritual saludable y guiar a nuestra familia a Dios. Esto incluye a nuestra esposa y a nuestros hijos. Para reconocer esto no hace falta estar casado. Es una verdad clara dada por Dios. No me voy a cansar de repetirlo, pero ser hombre como Dios manda es una gran tarea. ¿Es esto fácil? No, no lo es.


Vamos al libro de Génesis a la creación del primer hombre: Adán.


Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada varona, porque del varón fue tomada - Génesis 2:23 RVR1960

El término original en hebreo para varón en este versículo es ish. Su significado es: digno, labrador, soldado, viril, siervo. (Puedes hacer click en la palabra para leer el significado completo si deseas porque es mucho más amplio). Como hombres fuimos diseñados por Dios para tener iniciativa, para ser fuertes en Él, para proveer, para defender y pelear por lo justo, para servir y modelar un carácter cimentado bajo Su autoridad. Somos cabeza, pero la nuestra es la que primero volará si no sabemos cumplir con nuestro rol ante Dios. La carga es grande, pero humildemente podemos pedirle ayuda a Él para cumplirla como nos manda.

Esta es la palabra Ish en hebreo

La iniciativa siempre debe nacer de nosotros. Esto aplica para cuando queremos invitar a esa hermosa mujer que nos gusta, también aplica para las decisiones que día a día tomamos. Sin embargo estas las tomamos sometiendo nuestra voluntad a la Suya. Si Dios aprueba nuestra decisión damos el paso, si su respuesta es negativa esperamos. ¿Pero cómo saber cuál es Su voluntad? Conocemos a alguien a través de muchas maneras, pero principalmente por el tiempo que compartimos con ella. Somos seres relacionales y la mejor relación que podemos construir intencionalmente es la nuestra con Dios. Esta crece y se fortalece a través de leer la Biblia, pasar tiempo de oración, alabar y reconocer Su grandeza. No existe ningún hombre de Dios en los 66 libros de la Biblia que haya tomado decisiones con un propósito sin haber tomado en cuenta a nuestro Señor. Jesús mismo modeló este estilo de vida:


Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú - Mateo 26:39 RVR1960

¿Qué más podemos ver en este versículo? Jesús se postró sobre su rostro. Ni el Hijo de Dios podía negar que hablar con Dios Todopoderoso es un acto de sumo respeto y de increíble humildad. Cuando nos presentamos ante Él no exigimos, escuchamos y obedecemos, nos rendimos y Su mandato obedecemos. Aceptar lo que Dios manda es un acto de constante humildad. Nos encanta emprender y triunfar, pero ¿alguna vez nos hemos puesto a pensar cómo podemos emprender en Su reino y triunfar para Él? Nuestros planes pueden ser ambiciosos y enormes, pero los de Dios siempre son perfectos y para un propósito eterno.


Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos - Isaías 55:9 RVR1960

Prosigamos con otras gran características de un hombre conforme al corazón de Dios: es proveedor y administrador. Cuando Dios puso al hombre en el Edén no le dijo que se acostara en el suave pasto para deleitarse en la creación y que su alimento caería del cielo. Leamos qué dice la Biblia al respecto:


Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase - Génesis 2:15 RVR1960

El Edén era un regalo de Dios para el hombre quien debía administrarlo, sus frutos multiplicar, pero también proteger. ¿Qué te ha dado Dios para administrar? Como hombres somos administradores de todo lo que Dios nos da, pero jamás olvidamos que Él es el dueño de todo. En este caso Dios le dio un huerto al hombre. Él debía labrar la tierra con sus propias manos y cuidarlo. Somos responsables de cada don que poseemos, de cada herramienta que utilizamos, de cada negocio que logramos, de cada oportunidad que se nos presenta, de cada alma que discipulamos, pero también somos responsables de proteger lo que nos ha sido dado.


Esta historia continuará en la Parte 2 de esta entrada, espérala pronto - Fabriccio Díaz


98 views0 comments

Recent Posts

See All