• ONE┃99

LO VEO, LO QUIERO, ¡lO ENTREGO!

La frase debería haber terminado con “lo tengo''. Tenemos una tendencia natural a obtener lo que queremos sin tolerar la frustración cuando no lo logramos. Nuestra sociedad de hoy con sus ideologías influye muchísimo para mantener las cosas así.


¿Has oído el consejo de: “sigue lo que dice tu corazón”? Normalmente, lo que “nuestro corazón dice” (influenciado por la cultura actual) y lo que queremos coinciden porque se basan en lo que sentimos. Si nos enojamos con alguien, lo insultamos. Si nos frustramos, gritamos. Si tenemos inseguridad, manipulamos. Si nos lastiman, nos vengamos. Si nos gusta, lo obtenemos. Si nos cansa, lo tiramos. Si es difícil o requiere sacrificio, no lo hacemos, etc.


¿Qué es lo que la Biblia dice acerca de esto?


La Palabra de Dios contiene cosas tan contraculturales como que nuestro corazón es perverso, más que todas las cosas (Jeremías 17:9), y las historias de personas que decidieron no seguir lo que “su corazón dictaba” o dejarse guiar por sus emociones, sino que las rindieron a Dios y decidieron obedecerlo a Él antes que a sí mismos o a otros. Entre estos increíbles personajes, nos encontramos con 3 amigos de Daniel.


En el capítulo 3 del libro de Daniel, encontramos al poderoso rey de Babilonia (Imperio que tenía cautivo a los Israelitas): Nabucodonosor, quien hizo una estatua de sí mismo para que fuera adorada por todas las personas, pueblos y naciones, cada vez que se tocaran instrumentos. Este era un decreto real, y debía cumplirse o existirían consecuencias: y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo. (Daniel 3:6)


Bueno, resulta que Sadrac, Mesac y Abed-Nego, los amigos de Daniel, conocían que sólo debían adorar y postrarse ante el Dios vivo. Por lo que, ...a pesar de la presión de todas las naciones y a pesar del peligro de perder su vida por ir contracultura y obedecer a Dios... decidieron no postrarse ante la imagen del rey ni de sus dioses. Esto hizo que “les pusieran el dedo” y fueran acusados de no respetarlo, no adorar sus dioses, y no adorar su imagen (Daniel 3:7-12).


- Voy a hacer una pausa aquí. Y vamos a intentar imaginarnos cómo se veía la presión que vivían desde la actualidad:


Imaginamos que Sadrac entra a Instagram y encuentra muchísimos posts en su feed, en stories y en la sección de búsqueda que enseñan cómo adoraban los dioses y la estatua de Nabucodonosor. Había Reels de sus conocidos que grababan el sonido de la música y la consiguiente adoración de todo el mundo.

Mesac había querido buscar una serie para ver en Netflix pero todas incluían por lo menos un par de escenas donde los actores se postraban ante los dioses y la estatua cuando sonaba la música.

Abed-Nego recibió mensajes en su WhatsApp de amigos queridos suyos y familiares diciéndole que se junten a pasar un fin de semana juntos. Una nota de voz de ellos juntos tenía al fondo el sonido de la música e interrumpen el mensaje diciendo que lo continuarían después de adorar…

Los anuncios en la televisión decían que debías hacer eso, las películas igual, los letreros en la calle, las clases en el colegio o en la universidad… los libros… FB… Snapchat… Tik tok… influencers… todo el mundo lo hacía.


- Regresemos


Nabucodonosor entonces ¡Encendido en ira! Los mandó a llamar y luego de interrogarlos, y recordarles que serían lanzados a un horno de fuego ardiente terminó con una pregunta desafiante: “¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?” (Daniel 3:15) Sadrac, Mesac y Abed-Nego testificaron sobre Dios y Su poder y su respuesta final, negándose a postrarse ante los dioses y su estatua, aún si Dios en Su voluntad decidía o no librarlos. Ellos se fueron en contra de la razón, de sus sentimientos, de lo que “dictaría su corazón”, del agrado del rey, de todo el mundo, y de sus propias vidas… por obedecer a Dios.


Atados de manos y pies, estos 3 amigos fueron lanzados al horno, que se había calentado 7 veces más debido a la ira del rey contra ellos. Quienes los lanzaron murieron quemados con sólo haberse acercado. No obstante, luego de un tiempo, el rey nota que dentro del horno no hay 3 hombres sino ¡4! ¡¿Están vivos y hay 4?! ¡¿Qué está pasando?!

(Dn. 3:13-24)


Los sacaron de allí y no tenían ningún daño. Esto sorprendió tanto a Nabucodonosor que comienza a adorar y reconocer al Dios Altísimo de ellos quien los había salvado y había enviado un ángel con ellos. También decretó que el nombre de Dios no podría ser blasfemado por nadie so pena de ser descuartizado, y engrandeció a estos 3 valientes amigos (Dn. 3:25-30).



¿Qué hay de tí?


¿Serías capaz de sobreponerte a tus sentimientos, tu corazón, la sociedad, la cultura, todo el mundo, por obedecer a Dios y Su Palabra? ¿Crees que Él es poderoso para salvarte de un problema o amenaza grande si es Su voluntad? ¿Lo obdecerías aún si Su voluntad fuera no salvarte de ese problema o amenaza? ¿Tu vida trae verdadera gloria al Dios Altísimo? ¿Cuál es el sentido de tu vida? ¿Rindes completamente tu voluntad, a la de Él?


El dominio propio es, en pocas palabras, la capacidad de tolerar la frustración de no obtener lo que se quiere ni ceder a los impulsos. Es característica primordial de una persona psicológicamente sana y madura. Y resulta que también es parte del fruto del Espíritu de Dios (Gálatas 5:22-23) de manera que un cristiano verdadero, está caracterizado por el autocontrol, porque es parte de tener al Espíritu Santo viviendo en Él.


Si nunca ha sido así para tí aunque hayas conocido de Dios y si tu respuesta fue “no” a las preguntas anteriores, seguramente no has dado tu vida por completo a Dios.


Te invito a levantar una oración a Dios, el mismo Dios Altísimo de Sadrac, Mesac y Abed-Nego, arrepintiéndote de tus pecados, confesando a Su Hijo como Señor de tu vida y creyéndolo en tu corazón para que seas salvo (Romanos 10:9-13). Y el Espíritu de Dios vendrá a morar en tí (Efesios 2:21-22). Puedes pedirle también que te ayude a hacer a un lado la creencia de “lo veo, lo quiero, lo tengo” por “lo veo, lo quiero, lo entrego (a Dios)”, para que Él te haga valiente y maduro para ir contracultura, ser de testimonio a otros y ser obediente a Su Palabra. Para que cumpla Su voluntad en tu vida y traigas gloria a Su nombre. Para que vivas y mueras por Él… como un verdadero cristiano.



Con mucho cariño,



Zuly


61 views0 comments

Recent Posts

See All