• ONE┃99

¿Has orado por ellos? ¿Y con ellos?

¡¡Bienvenidos a nuestra nueva entrada de la serie “¿Te suena Familiar?”!! Espero que estén bien y que hayan estado al tanto de la entrada de la masculinidad, que estuvo fuerte pero buenísima (Si no lo han leído, miren, la mera verdad, dejen este pendiente y vayan a leerse ese porfis) :D


Entrando en materia dirían los maestros (soy maestra así que no me juzguen haha), hablemos de nuevo de nuestra familia. Anteriormente estuvimos viendo, en esta serie, el respeto a nuestros familiares y el respeto a nosotros mismos. (Si, hasta con los hermanos), y si no lo han leído, ¡muchis vayan a darse una vuelta por esa entrada también!

El tema de la relación con nuestros hermanos y padres no es expresado tan ampliamente en la Biblia como a mi me hubiera gustado, pero por supuesto que hay menciones de los temas. ¡Efesios es excelente con esto por cierto! La familia es importante en la Biblia pero ¿Sabes tú que tan importante es la oración en la Palabra? Te explico:

La oración es clave para la vida cristiana, y a lo largo de la Biblia se encuentra un aprox a ¡650 menciones al tema! No es un tema menor por lo visto. La palabra del Señor es directa en cuanto al tema de nuestra vida de oración. En 1 Tesalonicenses 5:16-18 se nos dice que no debemos parar de orar. En 1 Samuel 12:23 leemos como Samuel, el profeta, sabía que si dejaba de orar por el pueblo de Israel, estaría pecando en contra del Señor. En Filipenses 4:6-7 se nos urge a orar en toda situación. En Santiago 5:16 se nos indica que debemos orar unos por otros, para fortalecernos en nuestras luchas… Y así muchos más… La oración viene a ser nuestra comunicación directa con Dios, quien está siempre dispuesto a escucharnos y está cerca de nosotros (Salmo 145:18), y puede abarcar distintas temáticas como el tema de pedir ayuda o clamar, el de pedir consejo y sabiduría del Señor para saber qué decisión tomar, o como el pedir justicia cuando se nos ha hecho mal en contra nuestra, o para alabanza del nombre del Señor y para recordarle a nuestra alma Sus maravillas y Su poder… ¡hasta para pedir la sanidad de enfermos! La oración es un tesoro que nos ha dejado Dios para poder estar cerca de Él.


Ahora que saben un poquito nomás de lo maravilloso que es el tema de la oración en la Biblia y se dieron una idea con estos versículos… Les pregunto: ¿Será que debemos orar por nuestros papás? ¿Y orar por nuestros hermanos? Ok… lo admito es un poco extraño… y que me dicen de… ¿orar con ellos?


Chicos, ¡¡por supuesto que si!! La Biblia es clara. Nos anima continuamente a orar “los unos por los otros”, o que oremos por “todos” como en 1 Timoteo 2:1… Esto incluye a tus padres y a tus hermanos. La oración nos mantiene unidos en Él.

Si no sabes cómo orar por ellos, la manera en que Jesús ora, nos da mucho que aprender. Puedes orar por fé para ellos (Lucas 22:32), puedes orar contra las tentaciones que cada uno de ellos enfrenta porque así como tú, ellos también son humanos y si, quizas no pequen igual que tú, pero sus corazones están, como el tuyo, en este mundo caído y el pecado también los acecha (Lucas 22:40) (Lucas 17:11) , puedes orar por la unidad entre ellos y contigo y por su santificación (Mejor leete todo Lucas 17 de una vez hahaha Por que si no lo sabías, es la oración de Jesús por ti, por mí y por todos los que creemos en Su nombre)… Puedes orar por tus hermanos que aún no conocen del Señor y por tus padres si aún no saben de Él, o por tus tíos, y primos… no importa si no conocen de Él o si si lo conocen (Romanos 10:1)... En fin, ¡Ora sin cesar!


Así como hemos orado por nuestros amigos y por nosotros mismos, debemos orar por nuestros familiares, hermanos y padres, tíos y primos, abuelos y abuelas… Y claro, ir un paso más.. Y orar CON ellos.


Te contaré un poco de mi experiencia en esto, porque al aplicar la palabra del Señor en el tema de orar por otros y no dejar de hacerlo, Él, con todo amor y gracia, me ha confrontado con la verdad porque sinceramente, no es algo que yo haga como la norma en mi vida… Lo siento extraño, e incómodo…


El ejemplo que te daré no será ni siquiera con mi hermano, ni con mi gemela, ni con mis primos...sino con mi papá.

He orado con mi papá. por él si mucho 2 veces en mi vida. Literalmente. Lo siento, como les decía, es algo con lo que hoy, mientras escribo esto, estoy siendo confrontada. Pero esas dos veces han sido preciosas. Una de esas veces, fue cuando mi papá estaba hundido en deudas (no porque él quisiera, sino porque el trabajo de la nada le cortó casi la mitad del sueldo), e iba a ir a pedir prórroga en cuanto a una hipoteca al banco.. Fue hace muchos años… Él estaba sumamente preocupado, y lo miraba desde la madrugada en la sala, de rodillas y orando durante varios días…. Así que una tarde, le preparé un café y yo me hice un té. Me senté con él en la mesa del comedor, y platiqué con él. Lo escuché, y aunque en esos momentos no comprendía ni la mitad de los temas bancarios, pude entender su preocupación y angustia. Finalmente, aunque me sentía de lo más rara, le tomé la mano y le pedí que me dejara orar por él. Estaba súper sorprendido haha (igual yo haha), pero así sucedió. Cuando terminé de orar, mi papá estaba llorando…y me expresó su agradecimiento y cuánto significó para él esa pequeña acción... Miren chicos, nosotros no conocemos todas las lucha de las personas a nuestro alrededor… pero si no comenzamos por cuidar de nuestros seres más cercanos (familia) en la oración, no seremos capaces de hacerlo correctamente por los demás y mucho menos con nuestro esposo/esposa cuando nos casemos (si hemos sido llamados a casarnos).


Hagan la prueba el día de hoy y vayan con su hermano, con su hermana, con su papá, con su mamá o llamen a sus primos o abuelos… no se, con quien el Señor les haya puesto en sus corazones mientras leían esto, y tomen un tiempo para preguntarles que tal están, para preguntarles con qué cosas están luchando (o si ya las conocen, preguntarles que tal van con ese tema) y pregunten si pueden orar con ellos y por ellos. ¡Que la luz del Señor siga brillando en sus vidas muchis y que el poder de la oración traiga unidad en su familia! Recuerden que la guerra en contra del enemigo, aunque invisible, sigue activa y está destrozando a las familias no sólo con las ideologías, sino, con la indiferencia que tenemos hacia nuestra propia familia.


Con todo mi cariño y sinceridad.


Meli.


52 views0 comments

Recent Posts

See All