• ONE┃99

¿Felices fiestas?

Updated: Dec 24, 2020

"Cuando pienso en Navidad, pienso en una festividad que no es exactamente mi favorita. La razón de esto es que aquí, en Estados Unidos, la Navidad se ha comercializado hasta el punto en que nadie en el mundo secular parece saber por qué la celebramos, es decir, no conocen la verdadera historia. Todos están enfocados en obtener cosas nuevas, ver películas navideñas e ir a fiestas. Me ha sorprendido la cantidad de personas que he visto tratar de describir por qué celebramos la Navidad dando respuestas como: "Es un momento para pasarlo con la familia", "Tú das y recibes cosas" o, "Es un momento para estar agradecido."


Todas estas son cosas buenas, pero no son lo que la Navidad realmente significa, y me temo que la cultura en la que vivo se ha olvidado por completo de qué es la Navidad.

Ahora es común decir "¡Felices fiestas!” porque alguien podría ofenderse al desearle una Feliz Navidad.


Mientras pensaba en lo que quería escribir para esta publicación, me sentí culpable en mi propia vida personal. No me ha gustado cómo la Navidad hace que la gente se sienta

obligada a dar, pero, si realmente he empezado a creer eso, me estoy perdiendo el verdadero regalo en el que se centra la Navidad, porque es un regalo que no merezco… y al decir la verdad, nadie lo merece.


El verdadero regalo es este: que un Dios todopoderoso, completamente perfecto y santo, se humilló para volverse humano como nosotros, para vivir la vida que nosotros nunca hubiéramos podido vivir.


Podemos ver, a lo largo de la historia, cómo Dios ordenó el linaje del que vendría Jesús. La historia no comienza con María y José, se remonta al comienzo de la creación justo después de la caída, cuando Dios le dijo a la serpiente que la simiente de Eva aplastaría la cabeza de ésta (Génesis 3:15). Dios había trazado este plan perfecto desde el principio del tiempo para lograr la redención de su pueblo.


En todo el Antiguo Testamento vemos la fidelidad de Dios a esta misma promesa. Podemos ver a Abraham y Sara en Génesis 17, Dios le promete a Abraham un hijo en su vejez (además, en la infertilidad de Sara) en (Génesis 17:4-6 y 17:19). Finalmente, Jesús vendría del linaje de Abraham.


De Abraham vino Isaac, y de Isaac vino Jacob, quien era un engañador (Génesis 27: 1-29). Si continúas siguiendo linaje familiar encontrarás a David, El Rey, quien, a pesar de ser la persona con el corazón conforme al Señor, cometió adulterio y asesinato (2 Samuel 11: 1-17). Del adulterio de David y Betzabé vino el famoso Salomón, quien a pesar de las circunstancias en las que nació, era conocido como el hombre al que Dios le dió gran sabiduría. Y si sigues la genealogía registrada para nosotros en el capítulo 1 de Mateo, verás una lista enorme de personas que Dios eligió usar para glorificarse a sí mismo y cumplir Su promesa. Iincluso, podemos ver que aún los más fieles entre ellos, no pudieron cumplir con el estándar perfecto (santo) de Dios.


El punto es, que Dios usó a estas personas que no pudieron cumplir Su estándar perfecto de santidad para traer la encarnación máxima del mismo Santo Santo Santo. Jesús llegó a ser el sacrificio perfecto al vivir la vida que muchas generaciones antes de Él intentaron y no lo lograron.


Me sorprende mucho más cuando pienso en este Regalo perfecto detenidamente y recuerdo que todo esto fue planeado desde la fundación del mundo. Esta historia no comienza simplemente con un bebé en un pesebre. Viene mucho antes. Y cuando podemos ver el panorama histórico ampliado delante de nosotros, podemos apreciar más exactamente lo que Jesús hizo por nosotros al venir a la tierra, y ese ¡es un milagro increíble!

Mira, en serio, cuando todo comenzó, una mujer, la primera mujer quien se llamaba Eva falló en cumplir el estándar de santidad ante Dios, pero, no todo estaba perdido… otra mujer, siglos después, María, sería obediente. Aún cuando Eva desobedeció, María sí obedeció, es decir, permitió que la voluntad del Señor fuera hecha en Su plan de usarla para cumplir esta promesa perfecta (Lucas 1:38), Y por la obediencia de ella, y la fe de José, el plan se cumplió.


Al poner todas estas cosas en perspectiva, realmente ha cambiado la idea que tenía sobre la Navidad. Me alegra dar y me llena de deseos de querer dar aún más. No para dar para mi gloria o alabanza, sino para glorificar al Dios que me redimió de mis pecados en la cruz, al continuar esforzándome por mostrar Su amor a quienes me rodean. Ya no se trata de dar por el bien de este día especial y nada más, sino que si te das cuenta, la historia real transforma nuestra perspectiva de la Navidad en una de alegría y esperanza. Jesucristo nos dio el regalo supremo al vivir la vida que nadie más podía, para poder sacrificarse para pagar el castigo por nuestros pecados (Romanos 8:3-4).


Oro para que podamos usar esta época del año, tu y yo, para celebrarlo al difundir ese gozo a nuestro alrededor y llevar el evangelio a donde quiera que vayamos. ¡Son unas excelentes noticias las que tenemos que dar!


  • ¡¡Invitada especial de One99!! Y aquí te presentamos un poco sobre ella:



Samtantha Burgess

“Me llamo Samantha, tengo 22 años y vivo en una casita en mi ciudad natal, Covington Georgia.

Me encanta usar mi casa como un lugar para bendecir a otras personas, y está cerca de mi iglesia, donde sirvo activamente enseñando la Biblia a niñas de cuarto y quinto grado.


No sé exactamente cuándo llegué a conocer realmente al Señor, pero una vez un amigo me preguntó algo muy curioso: “¿Por qué te importa que salga el sol si sabes que está en el cielo?" (fe).


Me gustaría pensar que fui salva cuando era chiquita, pero si soy honesta, tuve muchas pruebas espirituales en mi adolescencia y en mi juventud adulta. Mientras crecí, tuve que tomar una decisión: ¿era esta fe la mía o la de mis padres?

Tuve que cambiar muchas amistades en el camino y encontré amigos maravillosos que me animaron a crecer en mi camino por parecerme más al Señor (Santificación). Fue en ese momento que realmente tomé mi fe en serio y comencé a estudiar la palabra de Dios.


Una de mis cosas favoritas para hacer es pasar tiempo con amigos, generalmente yendo a estudios bíblicos semanales. También amo el arte, escribir libros y tomar café. Soy una gran creyente de que hay muchas amistades significativas que pueden empezar por tomar una taza de café... ¡¡Así es como han comenzado la mayoría de mis amistades más queridas!!


Me gustaría agradecer a Meli por ser una amiga tan querida y pedirme que escriba esta publicación de blog. Fue una bendición escribirla y oro para que también bendiga a otros”


  • Samantha Burgess

22 views0 comments

Recent Posts

See All