• ONE┃99

¿Encandilado o Encaminado?

Encandilado: Irse de boca a lo menso por el físico de una persona.

Encaminado: Persona crack que se guía por Dios para escoger pareja y no regarla.


Todo lo que decidimos emprender debería de estar aprobado previamente por Dios. ¿Cuánto más deberíamos de tener cuidado tratándose de algo tan delicado como el iniciar una relación que busca el matrimonio? La respuesta es tan obvia que no hace falta escribirla (Proverbios 3:5 RVR1960).


Si alguien me gusta, ¿Cómo sé que lo que llama mi atención será aprobado por Dios? ¿Hay alguna forma de saber lo que Él realmente desea que tome en cuenta? Considero que no hay mejor manera de empezar este tema que con la gran joya de versículo dado por Dios al corazón de Samuel: Y Jehová respondió a Samuel:


No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón - 1 Samuel 16:7 RVR1960


Como vimos en la entrada anterior, es importantísimo que la persona que nos guste sea un verdadero hijo de Dios. Si aún tienes más dudas esta entrada te va a ayudar a saber qué es aquello en lo que Dios quiere que pongas suma atención.


El primero en haber fallado en esto ya en varias ocasiones soy yo. Me he precipitado por lo que veo y luego Dios en Su misericordia saca a luz lo que yo antes le pude haber preguntado. Todo eso que no vemos, pero que Él desea que veamos, siempre está a nuestra disposición teniendo a Dios con nosotros. Si lo conocemos sabemos perfectamente lo que le agrada y también lo que no. Esto aplica para examinar a las demás personas, pero aún más importante, para examinar a la persona que nos gusta.


Escoger bajo Su voluntad, conforme lo que dice en Su Palabra, bajo la aprobación no solo es una decisión sino una rendición total ante Su Soberanía. Ante esto ya es claro que necesitamos reconocer que no hay nadie que pueda ser mejor consejero perpetuo de vida que Él. Y lo hermoso de esto es que nuestro manual de vida es la misma Biblia: Su Palabra, que es viva y eficaz para iluminar nuestro camino por siempre - Hebreos 4:12 RVR1960.


Realmente no hay que dudar que Dios tiene toda la disposición de acompañarnos y de guiarnos, y cómo dudar que no desea estar presente para algo tan importante como escoger una pareja. Cuando se trata de algo tan trascendental como el decidir unir tu vida para un propósito más grande, es imposible no tomar en cuenta Su consejo y todo lo que Él tiene que decir. Sigamos con este versículo de Pablo:


Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño 1 Corintios 13:11 RVR1960


¿Será que la primera vez que nos enamoramos buscábamos lo mismo que hoy? Definitivamente nuestros gustos y aquello en lo que nos fijamos ha cambiado. Dios nos ha hecho madurar y ya es nuestra responsabilidad no cometer los errores del pasado. Esto es exactamente lo que Dios ha hecho en mí. Por eso esperar en Su respuesta siempre va a ser lo más sabio y también nos va a ahorrar heridas innecesarias.


Ahora vayamos paso a paso en cómo escoger a esta persona siendo guiados por Dios. Usualmente lo primero en lo que nos enfocamos es en la belleza, pero esta es efímera. ¿Será que Él desea que acá vaya nuestro enfoque principal? No, lo que va a permanecer es el corazón de la otra persona y su fortaleza espiritual. ¿Te ves enfrentando batallas en años venideros con alguien bella o guapo exteriormente pero pobre espiritualmente? El resultado de esto solo lo podemos determinar con base a la firmeza en la relación que ambas personas tienen con Dios. Nutrir esta comunión con nuestro Padre no debe empezar como producto de una relación amorosa, esto empieza desde antes. Esto es lo que va a sostener el futuro de la misma. ¿Y cómo podemos lograr esto? Permaneciendo en Él: Permaneced en mí, y yo en vosotros (...) - Juan 15:4-5 RVR1960


Si Dios es la cabeza de la relación y principal fuente de llenura para ambos, si siguen lo que está en Su palabra, se ve un buen panorama adelante para la misma. Vengan tormentas o desafíos la fe de ambos va a estar cimentada en Él, la única roca firme.


¿Osea que el físico no importa? Claro que importa, pero pidámosle a Dios que nos revele las verdaderas fortalezas de la otra persona.Dios, que desborda en creatividad y detalle, es el Dador de nuestros cinco sentidos. La vista es un gran regalo que Él nos dio. Disfrutar de la belleza es Su regalo. Cuando la percibimos en alguien más, empezamos a ver la indescriptible precisión que Él dejó en la otra persona. La huella de Su exactitud está en todo lo que podemos ver y percibir en ella.


Salomón lo sabía mejor que nadie y escribió un libro prácticamente solo de este tema. Este libro se llama Cantares. Al leerlo podemos apreciar que es impresionantemente descriptivo y rico en figuras literarias, que enaltecen lo que tanto Salomón y su esposa sienten ¿Ya vas viendo cómo existe un perfecto balance entre lo exterior y lo interior?


Yo he fallado muchas veces en esto último, pero también he aprendido a escucharlo. La paz que Su dirección brinda es indudablemente Suya y lo que procede siempre termina sorprendiéndome. Si yo sé que Dios, el único que puede ver mi futuro, desea dirigir mi vida ¿por qué voy a negarme a Su sabio consejo? Seguirlo requiere siempre más de humildad que de voluntad. Humildad para aceptar Su soberanía, Su omnipresencia y que Él está y seguirá en control (Filipenses 2:13 RVR1960).


El físico importa y nos va a inspirar, pero el corazón espiritualmente firme nos va a mantener conectados y anclados a la única fuente de Amor inagotable. En los altos y bajos de la vida tanto individual como ya estando en una relación esto es lo que nos va a sostener (Proverbios 15:13 RVR1960).


No quiero seguir creyendo que yo puedo controlar mi vida obviando Su consejo. Perfecto jamás llegaré a ser delante de Sus ojos, pero sé que escuchándolo y siguiéndolo me acercaré cada vez más a lo que fue Jesús mientras estuvo en la tierra (Proverbios 2:6-7 RVR1960).


Dios nos dio la libertad de escoger, yo quiero escoger lo mejor y lo mejor siempre viene de Él. ¿Qué deseamos para nuestra vida? Es nuestra elección. Las opciones ya están puestas: puedes escoger lo que tú desees o lo que Él anhela, pero no habrá ninguna mejor que la Suya (Jeremías 17:7‭-‬10 RVR1960).


Hoy más que nunca pidámosle a Dios un corazón conforme al Suyo, un corazón que lo siga, que lo escuche y que sea obediente a Sus instrucciones, a todo aquello que ya está escrito para nosotros en Su Palabra. No hay mejor protector que Él y si nuestro corazón permanece en Él, no hay nada que debamos temer. Él nos guiará a escoger lo mejor y a ver lo que Él desea, lo que realmente para Él siempre ha importado: el corazón.


Va pues, si te dolió leer esto es hora de sacar las curitas. Orale,

Fabri

196 views0 comments

Recent Posts

See All