EL DISEÑO ORIGINAL #2

Bien, hasta aquí hemos conocido que el diseño original de Dios para el hombre y la mujer es:


  • Ambos, hombre y mujer, fueron creados a imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, son seres humanos dignos por ser personas creadas a Su imagen.

  • La mujer fue creada con el propósito de ser ayuda idónea del hombre, y lo que eso significa.

  • Dios los creó con la capacidad de relacionarse, y con un cuerpo específico para cada género no por accidente, sino con un propósito, la reproducción.

  • Ambos, tienen dominio y responsabilidad sobre la naturaleza.

  • El sexo fue creado y establecido por Dios y es entre un hombre y una mujer.

  • Las relaciones sexuales entre ellos son con un propósito específico.

  • Con el sexo Dios establece la institución del matrimonio.

  • El sexo une a un hombre y a una mujer de manera que se vuelven “una sola carne”.

Hoy vamos a ver un poco más sobre las relaciones sexuales antes del matrimonio:


Entendemos que Dios nos hizo seres sexuales con un deseo sexual natural. Pero ¡Ojo! También nos dió la capacidad de controlar estos deseos “Pues Dios no nos ha dado espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7 y es interesante notar cuál es Su opinión sobre quien no es capaz de dominarse: “Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse” Proverbios 25: 28.

Ten cuidado, si no sabes dominarte a tí mismo, estás desprotegido, no estás preparado ni listo para defenderte ni pelear.


Pero, también conoce que existe una gran lucha entre ese deseo y el poder finalmente controlarse. En la edad de la adolescencia, y la juventud, los impulsos son más fuertes, las personas “hacen lo que quieren y cuando quieren”, la presión de grupo y de los medios puede ser agobiante y puede hacernos pensar que es normal, que está bien. Vemos a nuestros amigos que tienen relaciones sexuales con otros y no es la gran cosa aunque, irónicamente sí lo es, por lo mismo todos buscan un compañero o compañera con quien “finalmente” pierdan su virginidad. Si no fuera la gran cosa ¿Por qué tanta bulla por con quién lo harán la primera vez? No te engañes, hasta los que lo niegan lo saben, sí es algo muy importante. Y tú ahora sabes algo más, no es sólo con quién lo harás, sino que sólo debe darse en el matrimonio si atiendes al diseño original de Dios.


Entonces ¿Qué podemos hacer para dominarnos sexualmente? En respuesta a esta cuestión, Dios nos dice en 2 Timoteo 2:22 que huyamos de las pasiones juveniles, literalmente. Eso dice: “Huye también de las pasiones juveniles” y aconseja que nos enfoquemos en algo más importante y elevado: “y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.” Si tus amigos están en esto, y tú quieres obedecer al Señor, entonces sería bueno cambiar de amistades por quienes de corazón limpio Lo invocan, estos son los que Lo siguen y buscan honrarlo en sus vidas.


También dice que incluso le es bueno al hombre “no tocar (sexualmente) mujer”. Para no tocar así a una mujer, es necesaria una gran dosis de dominio propio. Pero también dice que “si carecen de dominio propio, cásense; que mejor es casarse que quemarse.” (1 Corintios 7:1-2, 9)


Sabemos que Dios nos hizo con un cuerpo específico, y que es nuestro “automóvil” con el que movemos nuestro ser. Nuestros cuerpos son muy especiales y no deben tomarse tan a la ligera, y si Él los creó, como todo el universo, también tiene derechos de autor sobre él. Pero es interesante notar que nos explica que la fornicación, el sexo fuera del matrimonio, es un pecado que se comete contra nuestro propio cuerpo. (1 Corintios 6:18). A los que estamos en Cristo también nos hace una pregunta sobre este tema: “‘¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo!” 1 Corintios 6:15. Finalmente, esto de la pureza sexual y nuestros cuerpos para Dios es algo muy serio.


La palabra pecado en griego es: “errar al blanco”, que se usaba cuando una persona falla a la moral y los valores. Estaremos usando términos en griego porque es uno de los tres lenguajes originales de la Biblia, y saber sus significados nos puede aclarar muchas dudas. Dios lo usa como la acción que va en contra de Su voluntad. Fornicar viene de la raíz griega: proneía (raíz de la palabra española pornografía) y “se refiere a cualquier actividad sexual fuera del diseño de Dios.” (2012, ¿Qué Dice la Biblia Acerca del Sexo?)


Esto quiere decir que, tener relaciones sexuales de cualquier forma antes del matrimonio (que ya sabemos fue establecido por Dios desde el inicio y por lo tanto es Su diseño original), o las relaciones homosexuales, lesbianismo, sexo oral, las caricias sensuales y el tocarse de manera inapropiada o ver pornografía (porneía) que van encontra de Sus principios, de Su diseño original. Y todo lo que va en contra de lo que Dios ha establecido, es pecado. Nuestra sugerencia es, que, tomes en cuenta que como cuerpos creados por Dios, el tuyo y el de tu pareja son dignos de ser respetados. Y ese respeto lo das tú en primer lugar cuando conoces cuál es el diseño de Dios para tu cuerpo y el de él o ella, si ya sabes la verdad tienes esta responsabilidad.


El diseño original de Dios para la sexualidad es muy específico, exigente de dominio propio e incluye unas cuantas recomendaciones que puedes tomar en cuenta, Su diseño también exige que el sexo deba realizarse únicamente en el matrimonio y bajo las especificaciones Suyas. Todo lo que va encontra de estos principios, es pecado y la paga del pecado es la muerte (eterna) (Romanos 6:23).


Tienes que ser muy honesto/a contigo mismo/a, y saber si has hecho algo de esto anteriormente o si estás actualmente pecando de esta forma. Recuerda que hay cosas que hacemos a escondidas de los demás pero para Dios no hay diferencia entre luz y oscuridad, todo lo ve y todo lo sabe. Por lo tanto, puedes hablar abiertamente con Él, y confesar tu pecado. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9. Si confiesas al Señor, Él te limpiará de pecado y en su lugar te dará vida eterna como dice la segunda parte de Romanos 6:23 “...Mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús.”


El domingo siguiente veremos la tercera parte sobre el Diseño Original de Dios para la sexualidad, ¡No te lo pierdas!


Sugerencias Rápidas:


  • Busca cambiar de amistades por unas que honren al Señor, el contacto con estas personas te influirá de manera que se fortalezca tu deseo de agradar a Dios.

  • También, si lo deseas, puedes hablar con una persona de madurez espiritual que pueda ayudarte y aconsejarte si has decidido dejar estos pecados atrás.

  • Aléjate de música, videos, fotos, series, amistades que promueven la promiscuidad sexual, o cualquier tipo de actividad sexual fuera del diseño original de Dios. Esto te ayudará a mantener tu enfoque y desintoxicar tu mente.


¡También puedes hablar con nosotros!


Zuly

18 views0 comments

Recent Posts

See All

S.O.S