• ONE┃99

D A N I

Hola, soy Daniel, tengo 19 años y estoy estudiando “Computer Science”. En esta pequeña entrada tengo la bendición de poder contarles un poco acerca de cómo conocí al Señor y la oportunidad que me dió de servirlo en este ministerio.


Desde que nací, mi mamá siempre me habló del Señor y me instruyó en Su camino. Tenía tiempos de lectura de la Biblia con ella en las noches. Siempre estuve en colegios cristianos y asistíamos regularmente a la iglesia. Gracias a estar constantemente expuesto a Su palabra no recuerdo ninguna etapa de mi vida en que pueda decir que me aparté de Él. Sin embargo, el momento donde definitivamente algo cambió en mí, fue en 2011 cuando decidí bautizarme. Pude experimentar lo que está escrito en Job 42:5 de primera mano, y comencé a tener una relación real con Dios. Ese mismo año, Él comenzó a trabajar en mí. Entramos en tres pruebas junto a mi familia: una económica, un ataque al corazón de mi abuelo y un cáncer a mi tía. Aunque no comprendía por qué Dios permitió que pasaramos por todo eso, puedo decir que Su mano nunca se apartó de nosotros y vimos milagros, en especial con mi abuelo. Mi fe cada día crecía más y mi amor por Dios también. Los momentos duros fueron usados para fortalecerme y para buscar más de Su palabra.


Desde el 2011 hasta hoy, hay mucha tela que cortar en relación a milagros, retos con mi tía y mi mamá que debimos superar y, por supuesto, mis responsabilidades en el colegio. Hubo días donde las cosas estaban muy mal, desde operaciones de emergencia hasta no tener nada de dinero para comprar comida. Situaciones así empujaron mi espíritu a no dejar de confiar en Dios, a entregarle el miedo que había en mí, y no dejar de adorarlo aunque estuviera en dificultad, así como Pablo y Silas (Hechos 16:22-25). Todo esto me ayudó a formar mi carácter, aprender de Su palabra y cimentar mi identidad en Él, algo que en el 2020 me ayudó a superar la muerte de mi tía. Dios en Sus planes tenía planeado llamar a Su presencia a mi «segunda madre» y mejor amiga. El día de su partida, terminé de aprender lo importante que es cumplir Su voluntad acá en la tierra, y me motivó a dejar las excusas de servirlo más. Esto me llevó a aceptar la invitación de estar en el equipo de One99.


Ese mismo año, antes del fallecimiento de mi tía, conocí a una persona en la universidad que me invitó a formar parte de un estudio bíblico. Mi primer día en One99 estaba en las nubes. Ya habían comenzado con el material que íbamos a estudiar y no sabía nada acerca del método inductivo de para estudiar la Biblia. Sumado a eso, solo conocía a dos personas del grupo y ni siquiera éramos íntimos amigos. Yo estaba como «pollito recién comprado». Conforme pasó el tiempo, fui haciendo más amigos y ganando más confianza a la hora de participar. Noté que estaba aprendiendo muchísimo de Su palabra y era una forma divertida de sumergirme en ella. Además todos eran muy amigables y me hacían sentir parte del grupo, algo que valoro. One99 para mí es un grupo de amigos donde me siento seguro y aprendo mucho. Dios me bendijo permitiéndome pertenecer a una iglesia linda y también a un grupo excepcional. Los nervios de ser el nuevo se fueron rápido y pude conocer a personas apasionadas por Dios. Este grupo me bendice mucho, no solo con La Palabra, sino también con apoyo espiritual.


Actualmente estoy apoyando en el área de Organización y Logística del grupo. Somos el «backstage» de todo y es el área donde puedo aportar de lo que sé. En general todo este tema de logística siempre me llamó la atención. La pluma me da para seguir contándoles de mi testimonio y lo que hago en el grupo, pero espero que este pequeño resumen de quien soy les sea de bendición.


Dani Behar



45 views0 comments

Recent Posts

See All

ISRA

Sarita