CORAZONES ROTOS

Los posts pasados nos enseñaron puntos importantes sobre una amistad genuina y una relación de noviazgo que honre al Señor según Su plan. De alguna manera, sabemos al final de cada post, que Sus planes son buenos. Sin embargo, hay momentos en los que nos pasan cosas a las que no les hayamos sentido, que nos lastiman mucho, y nos hacen llorar. Entonces, no podemos estar completamente seguros que el plan de Dios sea tan bueno, o no nos parece que quiera lo mejor porque en ese momento lo que está pasando nos está doliendo mucho; especialmente cuando terminamos con nuestro/a novio/a y en verdad estamos destrozados.


¿Alguna vez has sentido un “nudo en la garganta”? Es una sensación, o dolor en la garganta provocado por un corazón roto. Empeorado por todo lo que no podemos expresar. Aguantamos mucho para no sacar lo que aprieta nuestro pecho, respiramos con dificultad, pensamos y recordamos eventos que ahora no tienen sentido.Y lloramos.


El tratamiento para los nudos en la garganta se resume en desahogos. Sacar todo lo que está apretado en el pecho y la garganta. Pero a veces no sabemos con quién, ni qué decirle a esa persona, o qué no decirle. Sin embargo, nos urge abrir nuestro corazón y sacar todo lo que lo está lastimando.


Cuando terminamos con mi novio, tenía este tipo de dudas. Estaba desesperada por obtener ayuda y lo intenté varias veces, sin éxito. Había una inquietud que estorbaba cualquier intento de satisfacer mi desahogo.


Nunca estaba completo, o no había podido decirlo todo o expresar lo que no sabía cómo expresar. Decidí intentar hablar con Dios. Sabía que me iba a escuchar sólo, no había querido dar el primer paso porque no estaba muy convencida de cómo iba a darme Sus respuestas, o si iba a comprender mi dolor. Pero lo hizo. E incluso, lo sanó. Les voy decir lo que me enseñó Él sobre desahogarme en Su presencia:


  • Nuestro dolor no es desconocido para Él. “¿Hasta cuándo debo luchar con mis pensamientos y he de sufrir día tras día en mi corazón?Salmo 13:2. Él está familiarizado con el sufrimiento, con las preguntas como esta, y por ende, con los corazones rotos.

  • Él no es indiferente a nuestro llanto. “Tú llevas la cuenta de todas mis angustias, y has juntado todas mis lágrimas en tu frasco, has registrado cada una de ellas en Tu libro” Salmo 56:8, Si fuera indiferente, ¿guardaría nuestras lágrimas en un frasco y llevaría un registro de ellas?

  • Él es compasivo. “Más Tú Señor, eres un Dios compasivo y lleno de piedad...” Salmo 86:15, no hay lugar a duda. Él ve nuestro adolorido corazón y se compadece.

  • Si le hablamos, nos escucha y también nos responde. “Amo al Señor porque Él escucha mi voz suplicante. Por cuanto inclina a mí Su oído…” Salmo 116:1-2, “Busqué al Señor y Él me respondió, me libró de todos mis temores.” Salmo 34:4

  • Tiene todo el poder y la intención de sanarnos. “Él sana a los que tienen roto el corazón, y les venda las heridas” Salmo 147:3

  • Aún cuando no sabemos qué decir, Su Espíritu intercede por nosotros. “Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros…” Romanos 8:26

Estas son las verdades que conocí del Señor, que me motivaron a hablarle a Él y acudir a Él por ayuda cuando más destrozado tenía el corazón. Después de estos versículos, puedes estar completamente convencido que puedes desahogarte con Él y es la mejor opción que tienes. Él te escuchará, se conmoverá, responderá, porque conoce tu dolor aún cuando no puedes expresarlo y quiere sanarte. Ahora ya sabes que si lo buscas, si te acercas a Él, sanará tu corazón.


Continuaremos hablando sobre este tema en el siguiente post. Si tienes alguna duda o comentario no dudes en contactarnos.


-Zuly

62 views0 comments

Recent Posts

See All