• ONE┃99

CONSEJOS PARA ACONSEJAR


"www.buenosconsejos.com"


¿Leíste eso? ¿Alguna vez te han pedido un consejo y no supiste qué decir o si aconsejaste bien? Sería genial contar con una página así para recibir el consejo que podemos dar. Lo cierto es que no hay tal página... No obstante, sí tenemos la Palabra de Dios y algunos principios que nos pueden ayudar para aconsejar casi que en cualquier situación. Y sí, como cristianos podemos y aún más, ¡Debemos aconsejar!, pero hay ciertas condiciones para hacerlo.


Vamos en orden y comencemos por el principio:


Colosenses 3:16a dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándonos y exhortándonos unos a otros en toda sabiduría...”


Lo primero que me gustaría que notes es que esta oración está en imperativo (un mandato, una orden) lo segundo es un par de condiciones para llevar a cabo la enseñanza y exhortación (consejo/corrección):


1. La Palabra de Cristo debe morar en abundancia en nosotros.

2. Debe ser en toda sabiduría.


Exploremos un poco más cada punto:

  1. El término “morar”, significa “vivir o residir en un lugar en específico" y en este caso quiere decir que debemos estar tan llenos de Su Palabra, que literalmente ésta sea parte de quiénes somos y viva dentro de nosotros.

  2. La sabiduría es la facultad para actuar con sensatez, prudencia y/o acierto. Y la necesitamos para aconsejar. ¿Dónde la adquirimos? En Proverbios 7:1 leemos “el principio de la sabiduría es el temor a Jehová”. Por lo tanto, la fuente de toda sabiduría es Dios, y la adquirimos al “temer” a Jehová, que es honrarlo y obedecer Sus estándares a través de conocer Su Palabra, en comunión cercana con Él y por el Espíritu Santo que habita en nosotros al creer en Cristo y Su obra redentora.


Si no aconsejamos de acuerdo a la Palabra, aconsejamos de acuerdo a nosotros mismos o las filosofías del mundo y esto siempre llevará el problema de lo relativo y subjetivo. Al aconsejar, necesitamos ser lo más objetivos posibles.


¡Eso! Sentamos las bases más importantes para aconsejar. Ahora veamos otros principios:


La vida

Esta tiene tanto buenas experiencias como malas experiencias. Ambas nos dan lecciones importantes qué aprender, para las primeras: saber cómo apreciarlas correctamente. Y para las segundas: saber cómo afrontarlas correctamente. No hay una sola persona que no se tope con ambas durante toda su historia. Por lo tanto, si alguien te cuenta una situación muy difícil, no debes asustarte ni intentar evitarle esa experiencia.


El rol principal

La persona que ha venido a nosotros con un problema es el personaje principal en ese momento, nosotros no. Esto quiere decir que evitaremos contar nuestras experiencias. Al hacer esto, la quitamos del rol principal, no se sentirá escuchada, y preferirá cerrarse. Si te sientes identificado/a con lo que está contando, puedes decirle que no está solo/a, dado que tienes una experiencia similar podrás comprender un poco más lo que está viviendo y estarás listo/a para ayudarle.


¿Qué es aconsejar?

Comencemos por lo que no es ¿te parece?:

  • No es psicoterapia: esta es un tratamiento que se da a algunas enfermedades, en especial nerviosas y mentales, y que consiste en la aplicación de determinados procedimientos psíquicos o psicológicos.

  • No es consejería: esta busca facilitar al orientado los recursos para que éste se pueda hacer un autoanálisis a la luz de la Palabra y así él o ella pueda finalmente resolver sus problemas.

  • No es solucionar el problema: Respira, tu responsabilidad al aconsejar no es solucionar el problema de alguien, como tampoco es hacer de su situación la tuya propia.

  • No es decir qué harías tú: cuando decimos eso, hacemos de menos la experiencia personal del otro y nos posicionamos como superiores a él/ella quien normalmente, ya se siente suficientemente de bajón.

  • No es regañar: ciertamente, un confrontamiento con la verdad es útil, pero eso no es lo mismo que regañar. Regañar es decirles que han hecho mal a veces ofensivamente y muchas veces sin ofrecerles una solución. Los regaños sin ofensa pueden ser útiles si vienen de una autoridad como un padre o una madre. Y bueno, tu y yo, no somos sus papás ¯\_◉‿◉_/¯


Entonces ¿Qué sí es aconsejar?

Aconsejar es dar una opinión sabia sobre una situación. Es brindar tu cercanía escuchando, en palabra y/o conducta cuando alguien está en dificultad. Es acompañarlos (estar con) a través de algo difícil buscando siempre dirigirlos al Señor a través de Su Palabra. Podemos aconsejar de acuerdo a algunos consejos que reunimos aquí para tí:


10 Consejos para aconsejar


  1. Escuchar: asegúrate de prestar toda la atención posible al relato de la persona. En la medida de lo posible, no interrumpas, solamente escucha.

  2. Indagar: Una vez te han contado todo haz algunas otras preguntas del tipo: ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Por qué? De esta manera podrás entender mejor la situación y también puedes ayudar a la otra persona a ver las cosas con claridad.

  3. Validar: Dile que se vale sentir lo que siente. Esto también es evitar frases del tipo: “ya no llores” e incluso “Dios tiene un propósito en esto”, etc (que sí es cierto pero no es el momento para decirlo), o “Él te va a sanar/quitar esto/”, etc. porque no conocemos Su voluntad sobre un evento, su duración en la vida de alguien más y el propósito que Él tenga para eso.

  4. Preguntar si puedes aconsejar: Luego de escuchar e indagar un poco más, antes de comenzar a aconsejar, pregúntale a la persona si puedes proceder a dar algún consejo. Evita lo más posible hacerlo sin preguntar, puesto que a veces las personas pueden percibir eso como una imposición, irrespeto, invalidación, o regaño.

  5. Orar: el Espíritu Santo es consejero (Juan 14:26) y antes de comenzar a aconsejar, es necesario que ya sea con la persona o en tus adentros, tomes un tiempo para dirigirte a Él en oración, y pedirle ayuda para aconsejar de acuerdo a Su Palabra, y a lo que Él conoce del corazón de la persona.

  6. Llevarlos al área en la que pueden hacer algo: Ayúdalos a visualizar aquello que no pueden cambiar y entregarlo en oración. Por otro lado, busquen juntos aquello en lo que sí puede hacer algo ya sea en acción, o en actitud: cómo quieren enfrentar lo que están viviendo.

  7. Llevarlos a la Palabra: Aquí es el momento para las frases del tipo “Dios está contigo”/tiene un propósito/tiene el control”, etc. Recuerda presentarles a Dios en su situación de acuerdo a lo que la Palabra dice de Él. Llevalos a algún pasaje de la Escritura y ayúdalos a meditar en ella.

  8. Orar: Para terminar oren juntos. Entregar todo lo discutido al Señor es otra forma de rendirse a Su voluntad. Recuerda alabarlo, aún en la dificultad Él es digno, y siempre bueno. Esto también hará que la persona dirija toda su vista a Él y escape de “hiperreflexionar” (pensar demasiado) en su situación.

  9. Cuida la intimidad: La sabiduría y la prudencia reclaman límites al aconsejar porque hay muchos sentimientos involucrados. Ten límites con el sexo opuesto en cuanto a: cuestiones como noviazgos, atracciones, temas sexuales, etc; frecuencia, ¿te busca constantemente para confiarte sus dificultades? y exclusividad. ¿Sólo a tí te lo está contando? - Esto puede crear expectativas de ti, demostrar que ha desarrollado sentimientos por tí o ser una señal de dependencia emocional. Lo mejor es que si eres hombre no aconsejes a una mujer a menos que sea de forma superficial, y viceversa. Busca dirigirlos inmediatamente a un profesional o una persona sabia de su mismo sexo y preferiblemente, mayor.

  10. Aconseja hasta donde puedas: si hay algo que la persona menciona que tú sientes no comprender del todo, lo mejor es que le aconsejes buscar una terapia o ver a un consejero.



Mi consejo personal para tí, es que no te precipites al aconsejar, ni tengas temor de hacerlo. Recuerda que los buenos consejos vienen de la sabiduría de Dios y Él está contigo. Si tienes dificultad con que la Palabra de Dios more en tu vida y con obedecerla, ora y medita en este versículo: “Dios está obrando entre ustedes. Él despierta en ustedes el deseo de hacer lo que a Él le agrada y les da el poder para hacerlo.” Filipenses 2:13


Listos y preparados, ¡A aconsejar a la luz de la Palabra!





Con mucho cariño,

Zuly


32 views0 comments

Recent Posts

See All