• ONE┃99

A L L A N

Updated: May 18

Hola, mi nombre es Allan, tengo 19 años y actualmente estudio teología. Este año el Señor me ha hecho voltear la mirada para ver lo que Él ha hecho en mi vida y cómo ha trabajado en mí desde siempre. Les comentaré de manera breve mi testimonio y la forma en que llegué a One99.


Desde pequeño mi mamá me llevó a la iglesia. Ella siempre se esforzó en darme la mejor enseñanza cristiana que podía (Proverbios 22:6). Toda mi niñez me pareció genial ir a la iglesia. En ella encontré varios amigos y me gustaba más que ir a la escuela. Sin embargo, al entrar en la adolescencia empezó a molestarme el hecho de tener que ir allí la mayor parte de la semana. No le veía un beneficio como tal, sino más como algo para pasar el rato. Mientras la apatía crecía, mi corazón empezaba a endurecerse más a causa del pecado que moraba en mí. Pasaron los años y mi relación con Dios era inexistente, pero seguía asistiendo a la iglesia y a pesar de todo aún me autodenominaba "cristiano".

Cada 31 de diciembre le decía a Dios que el próximo año si cambiaría, que sería diferente. A Finales 2018 volví a hacer esa oración, pero no esperaba que el Señor, en su infinita misericordia, tuviera planeado un encuentro conmigo. Esta decisión cambió el rumbo de mi vida rotundamente. Al arrepentirme de mis pecados y creer en Él se encendió una pasión dentro de mí por buscar más de Él. Esta no surgió por obligación o tradición, sino porque había comprendido su sacrificio en la cruz y ahora solo quería vivir para agradarle.

En esa misma búsqueda encontré que no todo lo que daba por sentado era cierto sobre mi creencia en el cristianismo. Mi fe estaba siendo puesta a prueba otra vez, pero en esta ocasión para bien. Podía seguir en la tradición que me habían enseñado desde pequeño o aferrarme a lo que decía en Su Palabra. Decidí tomar la segunda opción y esta me trajo muchos problemas en la iglesia a la que asistía.


Me fui de esta iglesia y estuve varios meses sin asistir a una comunidad. Este fue un tiempo en donde estuve buscando a Dios por mi cuenta. Sentía que me faltaba interactuar con otros cristianos, pero a cada iglesia a la que iba no encontraba lo que buscaba hasta que todo comenzó a cambiar.


Unos días antes de la pandemia fui a un campamento y fue acá donde el Señor me dio el privilegio de conocer personas entregadas a Él, entre ellas un amigo que me habló de One99. Al escucharlo me interesó y por eso le hablé a Zuly, que también se encontraba asistiendo al mismo campamento. Fue en ese momento que One99 se convirtió en la única comunidad cristiana donde asistía.


Al principio no entendía nada de la forma en la que estudiaban la Biblia, ni tampoco por qué había que usar tantos colores y o por qué se centraban solo en el Texto. Definitivamente fue una experiencia totalmente diferente a cualquier grupo de jóvenes que había asistido previamente. Aquí, las emociones del momento no contaban como Palabra de Dios, sino solamente lo que Dios decía en la Biblia.


Actualmente el Señor me está dando la oportunidad de servir en el área de discipulados en One99.


Agradezco profundamente a mi Señor por darme una comunidad cristiana en un momento tan difícil como lo era estar sin una iglesia. Él siempre ha cuidado de mí, nunca me ha dejado y no jamás lo hará (1 Pedro 5:7).




108 views0 comments

Recent Posts

See All

ISRA

D A N I